viernes, 23 de agosto de 2013

MI INFANCIA SON RECUERDOS...


Mi infancia son recuerdos de una casa de Cáceres.

Mi infancia son recuerdos de comidas familiares, el pollo en salsa que hacía mi madre, las patatas fritas que comprábamos los domingos en un enorme paquete.

Mi infancia son recuerdos de un patio con  gallinas ponedoras.

Pero sobre todo mi infancia son recuerdos infantiles, recuerdos de y con mis hermanos: le pedíamos a mi padre una y otra vez que nos contara "el cuento del bulto", ya nos lo sabíamos de memoria, pero nos gustaba escucharlo, y esperamos nerviosos el final, aunque ya lo conocíamos.

Mi infancia es  el "Puente de los Patis", donde nos llevaba mi padre a merendar, por el camino nos iba contando el cuento del hambre, yo llevaba en una cestita la merienda; era por la carretera de Trujillo y debajo del puente pasaba un agua muy sucia, donde se bañaban desnudos algunos niños.

Mi infancia son recuerdos del Paseo alto, jugábamos a correr, a brincar y mi hermano Manolo a hacer algún que otro experimento. "Mira Chely, ahora con una mano, mira ahora sin manos" Resultado: un hombro dislocado. Al llegar a casa una bronca de mi madre y a mi hermano le llevaron a un pueblo donde había un hombre que arreglaba los huesos. Tenía poderes, eso decían.

Mi infancia son recuerdos de un borreguito blanco, muy blanco que nos regalaba mi abuelo, le poníamos un lazo y lo sacábamos a comer trebol, por allí por los alrededores; después en Navidad las lágrimas corrían por nuestros ojillos, con miradas cómplices.

Mi infancia son recuerdos de compartir enfermedades infantiles, sobre todo con mi hermano Manolo, sólo nos llevamos dos años y nos prestábamos el sarampión, anginas, tosferina... yo qué sé... el que lo pillaba primero se lo contagiaba al otro. Si, mi hermano, que me contaban que me quería tirar porque llegué en un momento, que le hizo sentirse un poco como el príncipe destronado. 

Mi infancia son recuerdos de destrozar los enormes papeles que envolvían los regalos de los reyes magos, para ver que nos habían traido. 

Historias vividas y compartidas que siempre permanecerán en mi memoria.



Y cuando llegue el día del último viaje
y esté a partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,

casi desnudo, como los hijos de la mar. 
Antonio Machado

Hasta siempre hermano.

sábado, 3 de agosto de 2013

RENACER


                                    
El hombre no solo nace cuando lo trae al mundo su madre, el hombre debe parirse una y otra vez en el trascurso de su vida.

¿CONOCES LA FIBROMIALGIA?

                     

 Muchas veces he pasado por mi blog, por este blog, y he sentido mucha pena, incluso se me ha escapado alguna lágrima, por ver el "abandono" por no poder actualizarlo, por no poder juntar más de dos letras sin sentir un enorme cansancio.

Un blog que tiene ahora mismo 136.587 visitas, que recibe más de 100 visitas diarias, a pesar de no encontrar nada nuevo, merece toda mi gratitud hacia las personas que pasáis por él.

Ayer tuve un brote de fibromialgia en la sección de congelados de un supermercado, el frío me provocó lo que el reumatólogo ya me había advertido; es muy curioso, también tuve un brote el día que al mirar el cajero vi que me habían abonado tres mensualidades que me debían del desempleo. Me quedé paralizada, igual que ayer, un dolor generalizado por todo el cuerpo y mucha dificultad para caminar.

No he querido hablar en mi blog de esta enfermedad que nos afecta a mucha gente, sobre todo a mujeres; una enfermedad que los médicos y especialistas se van pasando la pelota porque no saben qué hacer ni que decir; hay varios post, pero pocos, porque pensaban y sigo pensando que no merece la pena dar protagonismo a algo o alguien que no se lo merece, sin embargo, la impotencia, la incomprensión, y unas armas tan potentes como son un blog que visita mucha gente, han hecho que cambie de idea, y hable y diga lo mala y perversa que es esta enfermedad.

Una enfermedad que nos va minando, que se adueña de nuestro cuerpo, y provoca muchas complicaciones aparte del dolor generalizado y el cansancio. No es una enfermedad que mate, pero te cambia la vida por completo; el deterioro se va notando.

Miedos, inseguridad, vulnerabilidad... forman parte de nuestra vida diaria.

Hay ciudades o regiones donde tenéis unidades de fibromialgia, y eso debe ayudar mucho, aquí en Extremadura, nadie se ha preocupado de semejante cosa.

Durante este tiempo me han sucedido muchas cosas, la mayoría muy buenas, pero muchas veces no puedo disfrutarlas ni transmitirlas por el cansancio. Tengo pendientes varias entradas, a ver si consigo darles forma y publicarlas.

Mi proposito es dar a conocer esta enfermedad que existe y se llama FIBROMIALGIA.

 (Al menos he conseguido terminar esto y publicarlo)