martes, 28 de diciembre de 2010

ME CONTÓ... ME DIJO...

Me ha llamado Elena, ya he hablado de ella en otros posts, es mi amiga de la infancia; ha sido una de la muchas llamadas que estoy recibiendo estos días, pero la suya ha sido especial...

Hablamos... hablamos, me cuenta, le cuento...

Estaba contenta, feliz... y a la vez preocupada. Me dijo: tengo que contarte una cosa muy importante; venga empieza le dije yo.

Me contó que ha conocido a alguien que le hace sentirse bien, que hace que sus dolores sean más llevaderos.

Me dijo que le preocupa que la fibromialgia pueda interferir en su relación, que se asuste cuando la vea tomar los antiinflamatorios... los calmantes, los... las... cuando vea que su cuerpo no tiene la agilidad que tenía, cuando la vea vulnerable, triste, sin motivo aparente, incluso que la vea llorar por verse limitada para algunas cosas... su insomnio, sus visitas al baño...

Yo la escuchaba y la entendía, entendía sus miedos, su preocupación, su enfermedad...



Sólo pude decirle: Mereces ser feliz... y nos despedimos hasta la próxima llamada.

sábado, 25 de diciembre de 2010

miércoles, 22 de diciembre de 2010

RECUERDOS DE NAVIDAD

Uno de los recuerdos más frescos que conservo de mi infancia en estas fechas es el día de la lotería, osea el 22 de diciembre, un día como hoy.

Había que levantarse temprano para ir apuntando los números que iban saliendo, un folio y un boli me esperaban... al cabo de los años me hace mucha gracia, porque ahora está todo informatizado, pero entonces no.

Sentada delante de la tele, miraba cómo salían los famosos niños de san Ildefonso ( vaya nombre), cómo entraban las bolas en los bombos y empezaban a dar vueltas y vueltas... hasta que comenzaban con ese sonsonete o musiquilla tan peculiar, entonces cantaban los números, y los premios en pesetas.

El sorteo había comenzado, yo sólo tenía que estar atenta cuando se escuchaba el alboroto, que anunciaba que había salido algún premio gordo, así hasta que mi folio blanco se convertía en una hilera de números y premios.

Después había que esperar que saliera en el periódico la lista oficial, que era una hoja enorme que parecía una sábana, con todos los números de la pedrea; reintegros, anterior y posterior... dos cifras... igualito que ahora que al momento sabes si te ha tocado y lo que te ha tocado...

Es bonito recordar con cariño otras cosas y otros tiempos, y sobre todo es muy bonito recordar a las personas que nos han acompañado otros años por estas fechas y ahora ya no están, pero que permanecen para siempre en nuestros corazones.

martes, 21 de diciembre de 2010

RECETA NAVIDEÑA PARA EL ALMA

La siguiente receta es ideal para terminar un año viejo y comenzar uno nuevo lleno de esperanzas.

Nota.
Los ingredientes para esta preparación se consiguen en cualquier parte del mundo, es muy fácil de preparar, no causa indigestión, es más, tiene una gran aceptación para cualquier comensal.

Ingredientes y preparación:
Tome doce meses que estén bien maduros, mire que estén limpios de amargos recuerdos, de odios y rencores.
Límpielos cuidadosamente de pegajosa malevolencia y quíteles cualquier mancha de mezquindad y pequeñez.

Vea que en estos meses no quede nada del pasado y téngalos tan frescos y limpios como cuando salieron del gran almacén del tiempo.

Corte cada mes en treinta partes iguales. Esa cantidad rinde para trescientos sesenta y cinco porciones.

No trate de cocinarlo todo a la vez, prepárelo día a día de la siguiente manera:
Ponga en cada uno de ellos......
12 partes de fe.
11 partes de paciencia.
10 partes de entusiasmo.
9 partes de trabajo. No omita este ingrediente, o echará a perder el gusto de la receta.
8 partes de esperanza.
7 partes de fidelidad.
6 partes de libertad.
5 partes de amabilidad.
4 partes de descanso.
3 partes de oración.
2 partes de meditación.
1 parte de resolución bien seleccionada.

A esto agregue una cucharada de espiritualidad, una onza de esparcimiento, un poquito de simpleza y una taza bien grande y limpia de un buen humor.
Añada a todo esto, amor al gusto y mezcle con una buena dosis de energía.
Aderécelo con sonrisas y un poquito de júbilo....Después sírvalo con una salsa de serenidad, altruismo y alegría.

(autor desconocido)

lunes, 20 de diciembre de 2010

domingo, 19 de diciembre de 2010

COSAS DE LA VIDA EN EL SIGLO XXI

Recuerdo aquella tarde, aquella habitación... estabas triste, disgustado... me contaste que habías pedido a tu mujer que buscara a un sacerdote, querías confesarte, necesitabas hacerlo. Llegó y os vio, y preguntó si estabais casados, tú dijiste que no... se dio la vuelta y se fue; según él en ese estado no podía administrar el sacramento.

Yo te escuchaba, indignada, detrás de la mascarilla que usabamos para entrar en la habitación, no podía crerlo... negar la confesión a un enfermo terminal, porque no estabais casados...

Yo me preguntaba: Donde está la caridad, donde lo que predican? Afortunadamente son casos aislados, personas con la mente retrograda que anteponen sus ideas a lo que representan.

Volviste otra vez... y allí estaba, le contaste que ya estabas casado y que podía confesarte... demasiado tarde...

( No me dejaste en su momento, pero me prometí que lo contaría)

sábado, 18 de diciembre de 2010

ADVIENTO

Cada año, cuando llega este tiempo de adviento, tiempo de espera para los cristianos, mi cabeza se embota de escuchar palabras, propositos de cambio... y yo veo que todo sigue igual, las palabras se las lleva el viento y se quedan en eso... en buenas intenciones nada más.


Se cambia desde el corazón: desde el dolor, desde el esfuerzo, desde el afán de superación... desde ponerse en el lugar del que sufre... nunca se puede cambiar desde la comodidad, desde la vida resuelta, desde el egoismo... desde el desconocimiento del significado de la palabra AMOR...

martes, 14 de diciembre de 2010

GREGUERÍAS ( Ramón Gomez de la Serna)


Lo que defiende a las mujeres es que piensan que todos los hombres son iguales, mientras que lo que pierde a los hombres es que creen que todas las mujeres son diferentes.

El amor nace del deseo repentino de hacer eterno lo pasajero.

Los que matan a una mujer y después se suicidan debían variar el sistema: suicidarse antes y matarla después.

Los globos de los niños van por la calle muertos de miedo.

El bebé se saluda a sí mismo dando la mano a su pie.

¿Y si las hormigas fuesen ya los marcianos establecidos en la Tierra?

La gallina está cansada de denunciar en la comisaría que le roban los huevos.

Lo peor del loro es que quiera hablar por teléfono.

Eso de creer que el loro no sabe lo que dice es no querer ofender, pero el loro nos mira cuando nos insulta.

Respetamos ese insecto que se pasea por el frutero porque es el que ha becado el campo para que vea la ciudad.

El sueño es un depósito de objetos extraviados.

El que está en Venecia es el engañado que cree estar en Venecia. El que sueña con Venecia es el que está en Venecia.

Los recuerdos encogen como las camisetas.

Al ver el anuncio de "6 vueltas" en el aparato de feria nos ha parecido que la vida no es más que eso, "X vueltas".

No hay que tirarse desde demasiado alto para no arrepentirse por el camino.

La prisa es lo que nos lleva a la muerte.

En cada día amanece todo el tiempo.

El más sorprendido por la herencia es el que tiene que dejarla.

Por los ojos nos vamos de la vida.

Nos sorprende ver en la tienda de antigüedades la taza en que tomábamos el café con leche cuando eramos niños.

Es sorprendente cómo se mete la fiebre en el tiralíneas del termómetro.

Astrónomo es un señor que se duerme mirando las estrellas.

La medicina ofrece curar dentro de cien años a los que se están muriendo ahora mismo.

En lo que más avanza la civilización es en la perfección de los envases.

El ventilador debía dar aire caliente en invierno.

Los ceros son los huevos de los que salieron las demás cifras.

Un país donde los que juegan al toro siempre encuentran quien haga de toro es un país paradójico progresivo.

La historia es un pretexto para seguir equivocando a la humanidad.

En las grandes solemnidades llenas de personajes uniformados parece que hay algunos repetidos.

Me gustaría pertenecer a esa época del futuro en que la historia tendrá doscientos tomos, para ver cómo se la aprenderán los niños.

No confiéis demasiado en vuestro propio corazón, porque él os fallará en definitiva.

No importa que nuestro vaso sea pequeño, pues lo importante es que la botella esté llena.

No debemos ser cómplices ni de nosotros mismos.

A un mentiroso sólo lo cura un sordo.

La popularidad es que nos conozcan los que no conocemos.

La mayor ingenuidad del novel círculo literario es el nombramiento de tesorero.

El lector -como la mujer- ama más a quien le ha engañado más.

Al cine hay que ir bien peinado, sobre todo por detrás.

No hay nada que desoriente tanto como un número de teléfono que hemos apuntado y que no sabemos a quién pertenece.

Hay tipos a los que es tan difícil sacarles una idea de la cabeza como el tapón que se ha hundido en la botella.

domingo, 12 de diciembre de 2010

IDOLOS DE BARRO

De pronto se cayó tu careta y mostraste al mundo tu verdadero rostro... el tiempo lo pone todo en su sitio, para bien o para mal.


Te admiré, te veía en tu pedestal, eras mi idolo, todo lo hacías bien... ahora no eres más que un farsante, tu mundo se ha venido abajo... costaba trabajo creerlo... pero al final sólo eres un juguete roto, un idolo de barro...

COMO SI FUERA LA PRIMERA VEZ... Paulo Coelho

Quiero creer que voy a mirar este nuevo año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos. Ver a las personas que me rodean con sorpresa y asombro, alegre por descubrir que están a mi lado compartiendo una cosa llamada amor, de lo que se habla mucho y se entiende poco.

Subiré al primer autobús que pase, sin preguntar a dónde va, y me bajaré en cuanto vea algo que me llame la atención. Pasaré por delante de un mendigo que me pedirá una limosna. Tal vez le dé, o tal vez piense que se lo gastará en bebida, y siga adelante, oyendo sus insultos, y entendiendo que esa es su forma de comunicarse conmigo. Pasaré por delante de alguien que está intentando destrozar una cabina telefónica. Tal vez intente impedírselo, o tal vez entienda que hace eso porque no tiene con quién hablar al otro lado de la línea, y de esa forma intenta espantar su soledad.

En cada uno de estos 365 días miraré todo y a todos como si fuese la primera vez, sobre todo las cosas pequeñas, a las que ya estoy tan acostumbrado que he olvidado la magia que las envuelve. Las teclas de mi ordenador, por ejemplo, que se mueven con una energía que no comprendo. La página que aparece en la pantalla, y que hace mucho que no se manifiesta de manera física, aunque yo crea que estoy escribiendo en una hoja blanca, donde es fácil corregir con sólo pulsar una tecla.

Al lado de la pantalla del ordenador se acumulan algunos papeles que no tengo paciencia de poner en orden, pero si descubriera que esconden novedades, todas estas cartas, impresos, recortes, recibos, ganarían vida propia, y tendrían historias curiosas que contarme, sobre el pasado y el futuro. Tantas cosas en el mundo, tantos caminos recorridos, tantas entradas y salidas en mi vida.

Voy a ponerme una camisa que acostumbro a llevar, y por primera vez voy a fijarme en su etiqueta, en la forma en que fue fabricada, y voy a intentar imaginar las manos que la diseñaron, así como las máquinas que transformaron ese diseño en algo material, visible.

Incluso las cosas a las que estoy habituado, como el arco y las flechas, la taza de café de la mañana, las botas que después de mucho uso se transformaron en una extensión de mis pies, se revestirán del misterio del descubrimiento. Que todo lo que toque mi mano, vean mis ojos, pruebe mi boca, sea ahora diferente, aunque haya sido igual durante muchos años. Así, dejarán de ser naturaleza muerta, y pasarán a transmitirme el secreto para estar conmigo tanto tiempo, y manifestarán el milagro del reencuentro con emociones que la rutina ya había desgastado.

Quiero mirar por primera vez al sol, si mañana hace sol; a las nubes, si mañana está nublado. Por encima de mi cabeza existe un cielo al que la humanidad entera, a lo largo de miles de años de observación, dio una serie de explicaciones razonables. Después olvidaré todas las cosas que aprendí respecto a las estrellas, y estas se transformarán de nuevo en ángeles, o en niños, o en cualquier cosa que me apetezca creer en el momento.

El tiempo y la vida han ido transformando todo en algo perfectamente comprensible, y yo necesito del misterio, del trueno que es la voz de un dios encolerizado, y no una simple descarga eléctrica que provoca vibraciones en la atmósfera. Quiero de nuevo llenar de fantasía mi vida, porque un dios encolerizado es mucho más curioso, interesante y aterrador que un fenómeno físico.

Y por último, quiero verme a mí mismo, cada uno de estos 365 días, como si fuese la primera vez que estuviese en contacto con mi cuerpo y mi alma. Quiero ver a esta persona que camina, que siente, que habla como cualquier otra, quiero admirar sus gestos más simples, como conversar con el cartero, abrir la correspondencia, contemplar a su mujer durmiendo a su lado, preguntándose con qué estará soñando.

Y así, seguiré siendo lo que soy y lo que me gusta ser, una constante sorpresa para mí mismo. Este yo que no fui criado por mi padre ni por mi madre, ni por mi escuela, sino por todo aquello que viví hasta hoy, olvidé de repente, y estoy descubriendo de nuevo.

sábado, 11 de diciembre de 2010

miércoles, 1 de diciembre de 2010

CON EL TIEMPO ( Jorge Luis Borges)

"Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, que el amor no significa acostarse y una relación no significa seguridad; y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas; y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Que hay que plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno vale, y con cada día... uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por compañía a tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba ya no tiene ningún sentido. "



Pero desgraciadamente, sólo con el tiempo...